Errores comunes en la práctica de Aprendizaje Basado en Proyectos

Imagen en 3D de varias personas uniendo unas piezas de un puzle

Últimamente se habla mucho de Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP o PBL en inglés). Ya hay mucha información acerca del tema, qué es, cómo llevarlo a cabo, las ventajas, y desventajas, etc. Pero siempre se escapan detalles y a la hora de trabajar por proyectos nos surgen muchas dudas y cometemos muchos errores que vamos depurando con la práctica de esta maravillosa metodología.

Para que esta entrada sea productiva se me ha ocurrido analizarla desde el otro punto de vista: Lo que no hay que hacer en ABP. Este es el objetivo de esta entrada. Analizar los errores cometidos para depurar nuestro conocimiento acerca del ABP.

Antes de nada un poquito de info acerca del tema:

Que dice la Wikipedia acerca de ABP?

El Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP o PBL, Project-based learning) es un método docente basado en el estudiante como protagonista de su propio aprendizaje.

En este método, el aprendizaje de conocimientos tiene la misma importancia que la adquisición de habilidades y actitudes. Es importante comprender que es una metodología y no una estrategia instruccional.1

El método consiste en la realización de un proyecto, normalmente de cierta envergadura y en grupo. Ese proyecto ha sido analizado previamente por el profesor para asegurarse de que el alumno tiene todo lo necesario para resolverlo y que en su resolución desarrollará todas las destrezas que se desea.

El desarrollo del proyecto empieza con una pregunta generadora. Esta no debe tener una respuesta simple basada en información, sino requerir del ejercicio del pensamiento crítico para su resolución. El proyecto ayuda a modelar el pensamiento crítico y ofrece andamiaje para que el estudiante aprenda a realizar las tareas cognitivas que caracterizan el pensamiento crítico. Ejemplos de pensamiento crítico son: juzgar entre alternativas, buscar el camino más eficiente para realizar una tarea, sopesar la evidencia, revisar las ideas original, elaborar un plan o resumir los puntos más importantes de un argumento.2

Con esto ya podemos hacernos una idea, aunque recomiendo que si no habíais escuchado hablar de ABP anteriormente incluyáis en vuestro PLE alguna fuente de información sobre el tema. Podéis encontrar mucha más información de diferentes fuentes en Internet.

Las habilidades sociales son esenciales para desenvolverse en el mundo real en que vivimos y hay que enseñarlas y practicarlas.

Errores comunes en ABP

  1. No planificar de antemano los momentos de evaluación. No podemos llevarnos la evaluación al momento final de entrega de productos. Hay que evaluar el proceso. Asimismo hay que definir cómo evaluar el proceso además de los productos.
  2. Incluir criterios de evaluación imposibles de evaluar. O no necesariamente imposibles, sino que no sabemos cómo medirlos, verificarlos o no disponemos de los medios necesarios.
  3. No incluir los criterios de evaluación en el enunciado Estos deben servir de guía, en la definición del proyecto por parte del profesor y en la resolución del mismo por parte del alumno. Un proyecto debe nacer de una necesidad de aprendizaje basada en unos objetivos y unos criterios de evaluación. Para ello, sugiero el uso de rúbricas que incluyan cada uno de los criterios y una descripción de sus diferentes niveles de ejecución. El alumno debe saber de antemano qué objetivos se persiguen para garantizar el éxito del proyecto.
  4. No hacer nuestros proyectos transversales. Aunque el proyecto nazca de las competencias o criterios de evaluación, no podemos desperdiciar la ocasión de enriquecer esa posibilidad de aprendizaje y motivación. Dicha transversalidad debe ser evaluada igualmente. Podemos bonificar los proyectos que transmitan un mensaje social, o que eduquen o ayuden a adquirir habilidades o competencias (aunque no formen parte del curriculum). Por ejemplo el uso de las TIC, el trabajo cooperativo, una exposición oral, etc.
  5. Plantear el proyecto en bruto. Hay que dividir el proyecto en diferentes hitos o tareas, independientes y cronológicamente ordenadas. Y establecer un calendario de ejecución de dichas tareas. De esta manera los alumnos pueden conocer el estado de ejecución de su proyecto desde el principio y evitarán que se acumule demasiado trabajo para el final. Conforme nuestros alumnos vayan aprendiendo a trabajar por proyectos podemos incluir esta planificación como parte de las tareas del proyecto y evaluarla. Pero esta es una habilidad que han de aprender poco a poco.
  6. Plantear proyectos demasiado complejos desde el principio. Hemos de comprender que abordar un proyecto requiere muchas competencias que no debemos presuponer adquiridas por nuestro alumnado. Debemos enseñar a trabajar por proyectos a nuestros alumnos poco a poco, proponiendo proyectos más cortos y sencillos al principio e ir incrementando la dificultad a lo largo del curso conforme vayamos comprobando que adquieren las habilidades suficientes para que el proyecto les suponga un reto abordable.
  7. Plantear nuestros proyectos como trabajos individuales. Una de las características del ABP es que deben plantearse proyectos basados en los procesos o actividades de la vida real. De esta manera conseguimos motivación e implicación por parte del alumnado, que no encuentra utilidad a lo que se enseña en la escuela, cada vez más separada de la realidad. La mayoría de procesos que se realizan en cualquier profesión o actividad compleja real implica una socialización. Las habilidades sociales son esenciales para desenvolverse en el mundo real en que vivimos y hay que enseñarlas y practicarlas.

Espero que esta entrada os resulte de utilidad. Asimismo os animo a que planteéis los errores que habéis cometido en la práctica de esta técnica para enriquecerla.

11 comentarios en “Errores comunes en la práctica de Aprendizaje Basado en Proyectos

  1. Es un gran acierto plantear los posibles errores en los que podemos caer al aplicar el método de proyectos, errores que normalmente se evitan con unos momentos de coordinación entre los docentes implicados, bien elaborados y que responden a unos criterios de planificación conocidos y aceptados por todos.

    Solamente añadir algo muy sencillo y preciso a los puntos que indicas, trabajar la distribución de funciones y responsabilidades parciales con los niños, ¡todo funciona mucho mejor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.